Serigrafía

Para la impresión serigráfica se utiliza una pantalla o tamiz, constituida por una tela de seda, fibra sintética o metálica, tensada en un marco que actulamente es metálico y anteriormente era de madera. Esta pantalla hay que prepararla por medio de un procedimiento manual, que puede conistir en colocar sobre ella plantillas recortadas, aplicar un líquido de relleno o utilizar sistemas de obturación fotomecánicos. La finalidad de cualquiera de estos métdos es que la malla quede obstruida en las zonas que no deben imprimirse y abierta en las zonas que corresponden con la imagen serigráfica.

Una vez preparada la pantalla, se sitúa bajo ella el soporte que ha de recibir la impresión, y sobre ella se coloca la tinta presionando con una rasqueta. Esta operación manual o mecánica debe realizarse tantas veces como soportes haya que imprimir y otras tantas como colores sean necesarios, previo secado de cada uno de los colores precedentes.

El origen de la serigrafía se atribuye tanto a los chinos como a los egipcios. Su implantacion en Europa es reciente, habiéndose introducido en Gran Bretaña hacia 1890; de allí paso a Francia, especialmente a la región lionesa donde se utilizaba exclusivamente para estampación de tejidos. Fue a principios del siglo XX cuando tienen lugar las primeras aplicaciones gráficas y en la década de los años sesenta los artistas Pop reivindican su uso para representar su visión de la cultura popular.

Obra gráfica Grabado Litografía Serigrafía

Localización Visitas sólo bajo cita previa

C/ Sagunto 16

28010 Madrid

España

Teléfonos de contacto

Teléfono 1: +34 915323371

Teléfono 2: +34 659304887

Compra Segura

Envíos realizados por

Síguenos en redes sociales

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas nuestra Política de Cookies.